696443300
696443300
Autoestima
Autoestima  

Practicar mindfulness es invertir en la salud física, mental y emocional.

Atención, atención, atención.

Mindfulness o Atención Plena significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.

 

Jon Kabat-Zinn, conocido como  referente mundial por haber introducido esta práctica dentro del modelo médico de occidente hace más de 30 años, fundó la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Allí introducía a los pacientes a la práctica de Mindfulness para el tratamiento de problemas físicos y psicológicos, dolor crónico, y otros síntomas asociados al estrés.

 

Este tipo de atención nos permite aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en el momento presente. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad, dándonos la oportunidad de trabajar conscientemente con nuestro estrés, dolor, enfermedad, pérdida o con los desafíos de nuestra vida. En contraposición, una vida en la que no ponemos atención, en la que nos encontramos más preocupados por lo que ocurrió o por lo que aún no ha ocurrido, nos conduce al descuido, el olvido y al aislamiento, reaccionando de manera automática y desadaptativa.

 

La atención plena nos ayuda a recuperar nuestro equilibrio interno, atendiendo de forma integral a los aspectos de la persona: cuerpo, mente y espíritu. Practicando la atención plena desarrollamos una mayor capacidad de discernimiento y de compasión.

 

La práctica de esta atención abre la puerta hacia nuevas posibilidades, nos trae al aquí y al ahora, nos invita a vivir una vida de manera plena y en el presente.

 

Sus efectos son muy amplios porque produce cambios en el cerebro y, desde ahí, a todo nuestro ser y en todas las áreas de la vida. 

  • Vivir en el ahora.
  • Observar pensamientos y sensaciones desagradables, cómo son.
  • Tomar conciencia de lo que se está evitando.
  • Conexión con uno mismo, con los demás y con el mundo.
  • Mayor conciencia de los juicios.
  • Mayor conciencia del valor propio.
  • Frente a experiencias desagradables, cambio de la reacción por la respuesta.
  • Desidentificación con los pensamientos (no soy lo que pienso).
  • Reconocimiento del cambio constante, de pensamientos y emociones que vienen y van.
  • Mayor equilibrio y serenidad.
  • Mayor calma y paz.
  • Aceptación y compasión por uno mismo.

Contacto

Generosa Lombardero 

 

Travesía de la Vidriera 29
33402 Avilés. Asturias.

España.

 

Travesía de Montouto 22

15883. Teo. A Coruña.

España

 

 

Contacto:

+34 696443300

geni.lombardero@gmail.com

Skype: generosa69